Pedro Marina Cartagena

Quizás una de las peculiaridades de la Agrupación, dentro de la Semana Santa de Cartagena, y de toda la Península, es la de tener a su Titular en la nómina de una empresa, en este caso, el Arsenal Militar. Ya es conocido, por anteriores apartados, la vinculación de San Pedro y la Armada desde su fundación en 1755. Cuando las autoridades militares, acabada la Guerra Civil, iniciaron la colaboración de nuevo con San Pedro, idearon una manera, diferente hasta ese momento, y a la vez bonita y simbólica: convertir al Santo en operario de la Maestranza con plaza en el Arsenal. Hubieron de pasar por algunas dificultades de tipo burocrático, subsanadas con muy buena voluntad por todos los estamentos militares.

El primer nombre conocido de San Pedro es el de Jesús Cartagena Pescador, operario de primera eventual, y de oficio ajustador.

Documentos cedidos por D. Alfonso Navia-Osorio Rodríguez.

 

Las noticias sobre este hecho se remontan a 1941 al aparecer San Pedro inscrito en el Taller de Arboladura del Ramo de Ingenieros bajo el nombre de Pedro Martín Belmonte con categoría de carpintero. A los pocos meses pasaba a pertenecer a la Maestranza Eventual, con el consiguiente riesgo; era el comienzo de sus vicisitudes profesionales, agravadas en 1944 al producirse un recorte de plantillas.

Documento Archivo Agrupación de San Pedro Apóstol.

 

Con todo el momento crítico para el tal Pedro Martín Belmonte vendría el 28 de enero de 1947, de una O. M. que obligaba a todos los operarios de la Maestranza Excedente a participar en un examen para poder permanecer en su puesto de trabajo; además, según su fecha de nacimiento en 1882, el Apóstol cumplía los 65 años, y no podía seguir en el empleo. La solución al difícil enredo partió del Comandante Jefe, D. Guillermo Díaz del Río: cesar al llamado “Pedro Martín Belmonte“, y volverlo a contratar. De esta manera, todavía precaria, continuaría hasta 1955 cuando, por disposición del Excmo. Comandante General del Arsenal, D. Luís Lalleman Menacho, y gracias a las gestiones de la Camarera del Santo, Dña. Concepción Navia – Osorio Aguirre, quedaba admitido como carpintero fijo de la Maestranza, con categoría de operario de Primera y en condición de “excedencia forzosa” y recortados sus emolumentos por ello. A la vez fue inscrito con un nuevo nombre mucho más significativo y simbólico: Pedro Marina Cartagena.

Documento Archivo Agrupación de San Pedro Apóstol.

 

Muchas son las anécdotas producidas en estos años por el operario “Pedro Marina Cartagena” en el Arsenal:

  • San Pedro ha tenido que pasar revisiones periódicas de tipo médico, hecho tenido en cuenta por el personal administrativo del Arsenal al hacer los listados, aunque los que se envían desde el Ministerio de Defensa provocan las risa y el regocijo, y algún despiste en los novatos.
  • En la primera campaña nacional de Declaración de la Renta de las Personas Físicas, San Pedro, no podía realizarla al “tener que firmar el declarante” (noticia de ámbito nacional en el programa radiofónico Protagonistas de RNE ).
  • Sufriría la “suspensión de pago” de su nómina varios meses en los años cuarenta por haber sacado alguien debajo de su trono barras de plomo, aprovechando la salida del Martes Santo (hecho no documentado, pero comentado mucho por los cartageneros). ”La broma” le costaba 15 días de arresto a un tal Manolo “ El Tiznao “, obrero del Arsenal y posible autor de la felonía.

Documento Archivo Agrupación de San Pedro Apóstol.

 

Mención especial de destacar, por la trascendencia del hecho y sus consecuencias, cuando en el Ministerio de Defensa tenía lugar en 1989 una Auditoría y, como es lógico, detectar una nómina a nombre de Pedro Marina Cartagena, sin complementos ni trienios. Como siempre hay en las oficinas correspondientes de Madrid algún oficial auditor cartagenero o que haya estado destinado en la ciudad, -en este caso sería el General Arribas de Pablo-, se aclaraba el tema, entre risas y comentarios alusivos. Para afianzar más el mismo y disipar dudas sobre el fin del dinero de dicha nómina, el entonces Almirante del Arsenal, invitaba, el Martes Santo de ese año, a su residencia del recinto militar al Secretario General del Ministerio de Defensa, D. José Enrique Serrano Martínez, quedando éste admirado y convencido de lo que representa Pedro Marina Cartagena para el Arsenal y la Semana Santa de esta ciudad.

 

Documento Archivo Agrupación de San Pedro Apóstol.

 

Actualmente, esta simpática tradición sigue patente a través del convenio suscrito en el año 2011 entre la Fundación Museo Naval y la Cofradía California.