Trono de San Pedro

Antes de 1936

El primer trono o unas simples andas en las que los operarios del Arsenal procesionarían a San Pedro en 1755 y años posteriores ya ha sido descrito en el apartado de Historia, al igual que el construido en 1898 en los talleres del recinto militar por el maestro carpintero Francisco. Requena, contribuyendo los maestros mayores de los talleres de pintores y de obra de madera Juan Moreno Rebollo y Juan Iznardo, y que sería destruído en 1936.

Trono de Francisco Requena 1898.

 

 Después de 1939

La improvisación y los escasos medios materiales y económicos hicieron de la primera procesión de 1940 un “salir con lo puesto“. Como San Pedro no disponía de trono, hubo de utilizar el de Santiago lo que se hizo hasta 1942.

San Pedro en el trono de Santiago 1942.

 

Desde 1940, los operarios del Arsenal volvían a su colaboración y tutela, -interrumpida durante el período republicano-, con el Santo Patrón y construyen un trono -de estilo nuevo y esbelto, elegante y sumamente artístico-,a cargo del maestro tallista Rafael Terón Navarro y boceto de Antonio de Miguel, con la colaboración del entonces Almirante del Arsenal, D. Cristóbal González Aller, y que no sería estrenado hasta 1943 por la carencia de materiales para su decoración en oro fino hasta ese año, y el cartelaje en metal a fuego, trabajo realizado por la Casa Fuster de Valencia.

Nuevo trono de 1943.

 

Trono actual   

El trono que en la actualidad procesiona la Agrupación se hizo a partir de 1969, ya que ese año se realizó uno de aluminio en Manufacturas Metálicas del Mediterráneo de Alicante. La idea era reducir peso y ser portado a hombros, pero resultaba fuera del estilo esbelto y barroco del trono típico cartagenero, sólo salió ese año.

Nuevo trono de aluminio 1969.

 

Se decidió por parte de la Junta Directiva sampedrista, para 1970, recubrir el armazón de aluminio y completarlo de madera. El trono experimenta reformas y cambios en su fisonomía original: sustitución de la peana o plataforma donde va la imagen hasta 1970, por una reproducción de la cúpula vaticana en 1971.

Peana alta hasta 1970.           

 

Con el paso de los años sigue enriqueciéndose hasta llegar a 1982, el año de nuestras Bodas de Oro, donde tras una serie de mejoras se puede decir que está terminado. Bajo relieves en plata con escenas de la vida de San Pedro para los dos laterales de la peana baja, estrenados en 1982, trabajo realizados por el tallista cartagenero Rafael Eleuterio Aguilar. Además se le colocó, ese mismo año, un friso de volutas en madera recubierta con pan de oro con los escudos de la Armada, Principado de Asturias, Cofradía California y Cartagena, friso que además rodea todo el contorno del trono. También se realizó el plateado de las ocho cartelas, cambio de tulipas y una nueva instalación eléctrica.

Ese mismo año, los sampedristas conseguimos una vieja aspiración y es que nuestro santo volviera a salir a hombros por el recién creado Tercio de Caballeros Portapasos el Martes Santo, ya que desde mediados de los 60 había dejado de hacerlo, con una etapa excepcional, 1970 y 1971, en la que fue portado por marineros e infantes de marina.

Foto Archivo de la Agrupación de San Pedro Apóstol.

 

Trono Miércoles Santo 1982.

 

A partir de 1984 también pasó a ser llevado a hombros en la porcesión del Miércoles Santo.

El trono fue alimentado durante bastante tiempo con 36 baterías, las cuales iban en un pequeño carro conectado por medio de cables, decorado con una barca fenicia a escala en madera, diseño de Mariano Vidal Lucas, electricista de la Agrupación.

Foto Gabriel Garrido.

 

Esta barca ha sido eliminada al cambiar el sistema a leds, tras lo cual el trono está alimentado solo por dos baterías colocadas bajo el mismo, y de forma independiente, para que su peso no recaiga en los portapasos. La obra fue realizada por el actual electricista, sobrino del anterior, Alberto Romero Martínez. En la actualidad el trono va iluminado con más de 150 puntos de luz eléctrica con bombillas y focos,

Foto Isabel Mª Morata.

 

En 2016, debido al enorme peso que soportaban los portapasos, ya que el trono de San Pedro era el más pesado de toda la Semana Santa con más de 3000 kg, la Junta Directiva acomete la reforma integral del trono para reducir su peso. Después de minuciosos estudios se realiza una nueva estructura metálica y varas más ligeras, añadiéndole una más. El trono pasa así de las 5 varas delanteras y traseras a 6, lo que permite ampliar en 22 el número de portapasos. Se cambian también todas las peanas y elementos de madera por otras más livianas. Se restaura la cúpula y se platean de nuevo todas sus láminas de plata interiores y exteriores, incluidas las ocho cartelas.  Se cambia toda la instalación eléctrica. Se vuelve a dar pan de oro a todas las volutas. Se cambian los marcos de los pasajes de San Pedro de la peana baja, que eran de bronce, por material más liviano plateándose los bajorrelieves de nuevo. Así, tras todos estos trabajos y modificaciones se aligera el peso del trono en 450 kilos y se completa el número de portapasos hasta los 170, por lo que se puede decir que se ha estrenado un trono nuevo.

Foto Juan Sáez.